Limpieza y mantenimiento


La limpieza y el mantenimiento es un aspecto imprescindible para prolongar la vida de su moqueta al máximo y que su aspecto luzca como el primer día.

ASPIRADO
Los primeros días de vida de su moqueta de lana verá que suelta una pelusilla, no se preocupe, es algo normal. Aspírela a diario los primeros 10 días y posteriormente dejará de aparecer.

Por lo que respecta a la limpieza diaria o habitual, el aspirado es el método más recomendado para las moquetas, tanto por temas estéticos, como por otros como la acumulación de ácaros en estas superficies.
El aspirado es la única forma que tenemos de minimizar los efectos de estos en personas alérgicas. 

Lo haremos diariamente o cada 2 días, y dando siempre la última pasada en dirección de la felpa.

- DERRAME DE LÍQUIDOS

Cuando hayamos derramado algún tipo de de líquido sobre la moqueta inmediatamente presionaremos con un papel o trapo de microfibra para absorber el máximo posible y siempre de fuera hacia dentro para que no se extienda la mancha.

Después, lavaremos la zona con un poco de de agua y jabón neutro aplicado con un cepillo muy suave, y al igual que antes, de fuera hacia dentro.

También podemos utilizar algún quitamanchas especial para moquetas para las manchas más persistentes.

- LIMPIEZA PROFESIONAL

Para una limpieza completa, lo más indicado es que ésta sea realizada por un profesional. Existen empresas especializadas que prestan este servicio.

Este tipo de limpieza es recomendable una vez al año para que nuestra moqueta se conserve a lo largo del tiempo en buen estado.